22 años después de firmados los acuerdos de paz, la deuda de justicia y reparación hacia las víctimas sigue vigente.

Diferentes organizaciones de la sociedad civil, conformados por el Movimiento Pro Memoria Histórica, los movimientos juveniles organizados,  víctimas de las masacres del mozote, el sumpul y la quesera, se reunieron este jueves para conmemorar el 22° aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz suscritos el 16 de enero de 1992 en México por representantes del Estado salvadoreño y del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), dando fin a la guerra civil que sufrió el país entre 1980 y 1992.

La actividad denominada “Seamos un rio de memoria: Justicia, verdad y reparación” tuvo como fin exigirle al gobierno salvadoreño que cumpla con su labor de dar respuestas a las víctimas, tanto las que sufrieron las masacres ejecutadas por la fuerza armada, como a los que sufrieron la desapariciones durante el pasado conflicto armado. A ellos también se unieron las victimas de contaminación por la fábrica de baterías record en el sitio del niño y representantes de los pueblos originarios de El Salvador, quienes al unísono exigieron a las autoridades competentes a que se les escuche y que hagan eco a las promesas hechas 22 años atras cuando prometieron construir un El Salvador más justo para todos y todas.

546935_598956916843138_180536082_n

Desde la 8:00 de la mañana, jóvenes activistas junto a las víctimas, se reunieron en la plaza Minerva frente a la Universidad Nacional de El salvador para salir en juntos en marcha hacia el Arzobispado de San Salvador, donde se pidió nuevamente al Arzobispo Escobar Alas la devolución de los archivos de las victimas que habían sido confiados a la ex-tutela legal y que ahora se encuentran resguardadas en dicho recinto sin acceso a los mismos,  que nuevamente obtuvo la indiferencia de las autoridades eclesiales y demuestra irrespeto a la suplica de Monseñor Romero de ser una Iglesia que acompañe al pueblo y denunciar las injusticias sociales. En el lugar, un grupo de estudiantes y activistas extranjeros dramatizaron el sufrimiento de las victimas durante el conflicto y la reivindicación del pueblo a través del mensaje de esperanza predicado por Romero.

Luego, la marcha se dirigió a la  Asamblea Legislativa para hacerles llegar a los diputados un comunicado donde se les exige la protección de la identidad indígena de los pueblos originarios, la defensa de los archivos históricos, la reparación para las víctimas y la derogación de la ley de Amnistía, que después de mantenerse durante 22 años, solo ha polarizado más a la sociedad salvadoreña y ha entorpecido la búsqueda de la verdad y la Justicia. Al llegar al edificio, no les fue permitido entrar al área frontal de la Asamblea -conocida como el ex palo de hule-, por lo que fue montada una pequeña conferencia de prensa donde se expuso el comunicado de las victimas.

Pro Búsqueda afirma que no puede haber justicia, sin la búsqueda de la verdad y la reparación para las victimas.

Comments are closed.