Ahora se cierra el círculo de unificación y reencuentros al conocer a los miembros de su familia paterna.

Con alegría y emoción, los hermanos Marlon y Jacqueline acompañados de Pro-Búsqueda, familia adoptiva y amigos, se reencontraron el día viernes 9 de agosto con los miembros de su familia Paterna.

El reencuentro se realizó en la casa ubicada en el caserío El Socorro, Zacatecoluca, Km 58 y medio, carretera al Litoral.

La abuela paterna, Doña Francisca Ingles de Alvarado los recibió con clara emoción y alegría al ver a sus “pequeños” nietos a los cuales no había conocido, solo tenía conocimiento de la existencia de ellos. Los tíos, primos y sobrinos de los jóvenes reencontrados se reunieron para darles una grata bienvenida al núcleo familiar.

IMG_3265

Marlon y Jaqueline reunidos con su abuela.

Todos y especialmente Doña Francisca no pudieron esconder sus emociones al ver el rotundo parecido con cada uno de ellos, y no desaprovecharon cada minuto para  compartir sus vivencias, bromear entre ellos y tomarse todas las fotos que pudieran.

Datos de la desaparición:

La desaparición de los hermanos ocurre el primero de mayo de 1983 en San Francisco Morazán, Chalatenango, cuando la madre de los pequeños, quien al encontrarse separada del padre, decide dejarlos por separado con diferentes familias para su protección, prometiendo un día regresar por ellos.

Marlon y Jacqueline se reencontraron en 2008 luego de estar separados durante mucho tiempo. Marlon por cuenta propia ya había encontrado a su familia materna, momento que fue aprovechado para que Jacqueline se encontrara con ambos. Al conocerse ellos deciden buscar a sus familiares paternos y poder reconstruir parte de la historia que les llevó a estar separados.

La investigación llevada a cabo por Asociación Pro-Búsqueda logra armar los eslabones que hacían falta con recopilación de datos y testimonios.

El caso entra en investigación gracias a testimonios de familiares de Pro Búsqueda que conocieron la historia de su madre y su padre. Donde su madre en el afán de proteger a sus hijos tuvo que dejarlos con familias en la zona de Chalatenango, ya que ella se dedicaba como enfermera (sanitaria), siendo desaparecida durante la guerra. Del padre se tiene conocimiento que fue asesinado en 1986. El último recuerdo que tiene la abuela paterna quien ahora tiene 70 años, fue la promesa de su hijo de llevarles algún día a sus nietos, sin poder brindarle más datos al respecto.

Marlon y Jacqueline cumplen ahora su anhelo de conocer sus raíces paternas y poder así reconstruir su identidad.

IMG_3243

La familia Alvarado reunida por fin con Marlon y Jacqueline

Con el segundo reencuentro realizado en este mes, Pro-Búsqueda mantiene el compromiso adquirido hace 19 años ante las demandas de desaparición de los niños y niñas durante el conflicto armado por parte de las familias afectadas, donde reconstruye la memoria y busca obtener justicia y reparación para las víctimas.

¿Dónde están los niños desaparecidos?

Cualquier palabra tuya es importante…. ayúdanos a encontrarlos.

Son más de 538 niños y niñas que nos hacen falta.

¿Con cuántos más nos colaborarás?

Tu información es confidencial

Llama a los teléfonos 2235-1039, 2235-1041, 22355100

Escríbenos al Email: info@probusqueda.org.sv

August 14, 2013