Álvaro, Claribel y Maximiliano: reencuentro en Arcatao

Pro-Búsqueda localiza a tres hermanos que llevaban 26 años sin verse a causa del conflicto armado.

El pasado viernes 20 de marzo tuvo lugar en Arcatao, Chalatenango, el reencuentro entre tres hermanos: José Álvaro, Claribel y Maximiliano. Hace 26 años la guerra los separó, y desde entonces José Álvaro, el hermano menor, no había sabido qué destino corrieron sus otros dos hermanos.

Fue en el año 1983, cuando un operativo militar en la zona de Guazapa obligó a Rosalina Santamaría a salir huyendo con sus tres hijos, Maximiliano, Claribel y el pequeño Eduviges. Tras pasar por la zona conocida como Radiola y Santa Bárbara, la madre confió el cuidado de su hija Claribel a Rosario; por entonces Rosalina ya estaba enferma y la iban a trasladar al hospital de Tamarindo, en San José Las Flores, Chalatenango. Cuando Rosalina llegó al hospital ya sólo iba acompañada del menor de sus tres hijos, el pequeño Eduviges.

Días antes de fallecer, Rosalina le pidió a María Liduvina que al morir ella cuidara de su hijo Eduviges, a lo que ésta accedió. No obstante, María Liduvina no pudo hacerse cargo del niño, pues se fracturó la columna y unos familiares la llevaron a San Salvador. El pequeño Eduviges de 5 años quedó solo y empezó a andar de campamento en campamento.

Así es como Eduviges llegó a la casa de Miguel Morales y su esposa Miriam, quienes decidieron acogerlo. Como el niño no andaba con ninguna identificación, don Miguel Morales lo asentó como hijo propio y le dio sus apellidos. A partir de entonces Eduviges adoptó el nombre de José Álvaro Morales Orellana. Álvaro creció recordando sólo el nombre de su madre y que tenía una hermana unos pocos años mayor que él que se llamaba Claribel. Gracias a la labor de Pro-Búsqueda se pudo localizar a sus dos hermanos: Claribel vive ahora en Suchitoto, mientras que Maximiliano vive en San Martín.

El reencuentro entre los tres hermanos tuvo lugar en casa de Miriam, la mamá adoptiva de Álvaro. Claribel viajó hasta Arcatao acompañada de sus hijos, y Maximiliano lo hacía también con sus hijos y esposa. Álvaro no sólo ha reencontrado a sus hermanos, si no que se ha convertido en tío y ha podido conocer a sus 8 sobrinos. En la casa de Miriam los esperaban toda la familia adoptiva de Álvaro, y hasta allí también se acercaron vecinos y amigos. Entre hermanos, sobrinos y amigos, Álvaro, Claribel y Maximiliano charlaron animadamente y también bromearon en varias ocasiones, por lo que Claribel comentó, entre risas: “Se nota que somos hermanos, ¡tenemos el mismo sentido del humor!”

Además de festejar la reunión familiar, también se celebró el cumpleaños de Álvaro. Su hermana Claribel pudo contarle que él había nacido un 22 de marzo y que iba a cumplir 32 años. Pro-Búsqueda ha podido celebrar ya 195 reencuentros, y ha localizado a 340 jóvenes desde que hace 15 años inició la lucha por la localizacion de los niños y niñas desaparecidos durante el conflicto armado y por el acceso a la verdad, la justicia y la reparación integral de las víctimas.

February 26, 2010

Tags: ,