“Bienvenida a la tierra que te vio nacer, pero no te vio crecer”

reencuentro Ana Lilian Rivera Galán 230212

 

Con lágrimas en sus ojos y el nerviosismo en su cuerpo, Ana Lilian Rivera Galán, fue recibida en brazos de su abuela materna María Julia Galán, después de 32 años de haber desaparecido con su hermano Manuel de Jesús Galán, en 1980,  en el Cantón San Miguelito, municipio de San Francisco Morazán, Chalatenango.

Sus familiares al momento de recibirla se manifestaron con aplausos y gritos de alegría expresándole, con gran sentimiento en sus corazones: “Bienvenida a la Tierra que te vio nacer, pero no te vio crecer”.

En los testimonios proporcionados a Pro-Búsqueda, Jesús Rivera y su esposa Amada Galán padres  de  Lilian y Manuel, eran perseguidos por la Fuerza Armada por colaborar en las FPL, una de las organizaciones que constituían la  guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) que trabajaban en la zona de San Rafael, Chalatenango.

El 25 de Junio de 1979 la madre de los niños fue asesinada por miembros de la Fuerza Armada y la Defensa Civil de San Rafael, Chalatenango,   como lo manifiesta Marta Julia de Romero prima de Jesús Rivera. “Ella paso frente a mí, y dijo: “Levántense, sálvenme, me llevan los diablos, dijo ella.  Entonces ella pego los gritos que quizás le retorcieron los brazos, ella estaba embarazada y fue a morir en la Palma, ella iba con un vestidito verde, flores rojas, chuña” A partir de entonces ya era imposible llegar a la casa por todo el peligro que eso suponía.

Un año después, Jesús Rivera con su madre Catalina Cardoza y sus dos hijos llegaron huyendo a la casa de Petronila Cardoza, hermana  de la madre de Jesús Rivera, porque había una operación militar en la zona. Por el peligro decidieron dejar a los dos niños Ana Lilian de 6 Años de edad y  Manuel de Jesús de 4 Años de edad con su tía abuela  mientras duraba el operativo y buscar refugio en las montañas.

Según las investigaciones  que Pro-Búsqueda realizo, al día siguiente por la mañana un grupo de militares de la 4ta Brigada de Infantería con miembros de la Defensa Civil de San Rafael, bajo el mando del comandante Guillermo Roldan quien falleció posteriormente, allanaron a la casa de Petronila Cardoza, quienes procedieron a interrogarla y golpearla, acusándole de colaborar con la guerrilla. Algunos miembros de la defensa Civil dijeron a los soldados que andaban al mando, que no era ella sino Catalina su hermana pero que los niños que estaban ahí, Ana Lilian y Manuel de Jesús no eran hijos de ella sino de Jesús Rivera quien era “guerrillero”. Luego los soldados apresaron a los niños y se los llevaron con rumbo a la comandancia  de San Rafael.

En ese mismo mes  el comandante Guillermo Roldan cito a la abuela de los niños en el cuartel de Chalatenango para poder visitarlos advirtiéndole que  no podría  llevárselos, Julia Galán hablo con sus nietos y le contaron la historia de lo que había pasado en la casa de Petronila Cardoza. “Me decían que les habían quemado la ropa, me decían,  mi papá ya le compro un corte  a la Lilian, haber si sobra un pedacito  pa’ que me hagan una camisa a mi , que hasta ganas de llorar me dieron”  Después De esta visita Julia Galán supo que  se los habían llevado del cuartel de Chalatenango e intento averiguar dónde estaban pero nadie les quiso decir colaborar por el miedo que la gente tenía en esa época por la Fuerza Armada.

En 1996, Teresa Rivera tía paterna de los niños interpuso el caso en Pro-Búsqueda con la esperanza que un día se pudiera reencontrar con sus sobrinos, es así como la institución realizo las investigaciones, que reflejan que los niños fueron entregados en adopción a una pareja de Suiza, quienes se encargaron de cuidar de ellos y darles sus apellidos.

En el 2005 los familiares se reencuentran primero con Manuel de Jesús, y es el quien luego acompaña a su hermana Ana Lilian Galan, para hacer el sueño realidad: Reencontrarse con su familia paterna en Santiago Texacuango, la Paz y la familia materna en  Dulce nombre de María Chalatenango. Quienes con alegría y humildad  prepararon,  con adornos, comida y cohetes  la ansiosa llegada de Lilian, quien recibió abrazos de todos los familiares que la rodearon para festejar el reencuentro.

En un recorrido que Ana Lilian Galán hizo a su lugar de origen, recuerda con emoción la casa que la vio nacer, y donde pudo convivir con su familia por seis años, hoy un lugar ya con una nueva estructura, pero que aun persisten los recuerdos. Y  aunque el español ya no es su primer idioma, ella manifiesta, ”Es como un sueño, estoy feliz de encontrarles, pero es más que un sueño la verdad para mí en este momento”. En la actualidad Lilian Galán es madre de dos hijos, y está casada, con emoción y alegría mostró a sus familiares fotografías de su actual familia en Suiza.

May 3, 2013