Discurso del Día de la Niñez Desaparecida

Discurso 29 de Marzo Día de la Niñez Desaparecida

Pronunciado por la Coordinadora General, Ester Alvarenga

Buenos días a todos y todas
Excelentísimo señor Presidente Mauricio Funes
Admirada Doctora Vanda Pignato Secretaria de Inclusión Social y primera Dama de la República.
Funcionarios públicos y público presente
Este es un  día especial, porque nos encontramos aquí reunidos para conmemorar el día de las niñas y los niños que fueron desaparecidos a consecuencia del conflicto armado.
Hay que recordar que en  el año 2006 la Asamblea Legislativa, mediante Decreto legislativo designó el 29 de marzo como Día Nacional de las Niñas y los Niños Desaparecidos a consecuencia del conflicto armado. Decreto que ha sido fruto de la valentía y tenacidad de los familiares que emprendieron la búsqueda de los niños y las niñas y que al no ser escuchados en la justicia interna, decidieron demandar al Estado  ante la justicia  internacional.
Es así que años más tarde, lograron la primera condena contra el Estado de El Salvador, sentencia que fue emitida por la Corte Interamericana, quien obliga al Estado a cumplir con once medidas de reparación, entre las que se encuentra la designación de un día de las niñas y los niños desaparecidos.
Traigo a la memoria a la señora Victoria Serrano Cruz que enfrentó las prácticas perversas del Estado, que se empeñó, deliberadamente, en negar el fenómeno de la desaparición forzada; en  negar la existencia de las niñas Serrano Cruz y  ofender a las víctimas culpabilizándolas  de abandonar a sus hijos e hijas. Vaya para la señora Victoria todas mis admiraciones y la inspiración para continuar en la búsqueda de sus hijas y todos los niños y las niñas que continúan en el “misterio” y como bien lo decía el padre Jon “las niñas Serrano Cruz estarán en alguna parte”.
Es por ello, que el hecho que el presidente Funes haya reconocido la práctica de desaparición forzada y subsiguientemente firmara el Decreto Ejecutivo que  dio vida a la Comisión Nacional de Búsqueda, constituye un hito en la historia salvadoreña y es considerado como el comienzo de la construcción de paz  y  la reconciliación nacional. Desde luego que es necesario proporcionar condiciones para que los resultados de la Comisión Nacional de Búsqueda sean satisfactorios y procuren aliviar el dolor a los familiares con localizando  y reencontrando a más   jóvenes.
Pero; ¿Por qué es importante la conmemoración de la niñez desaparecida?
Es importante, porque permite hacer memoria histórica para que hechos como los sufridos por los jóvenes, antes niños y niñas, no la sufran otras generaciones. Como decía el padre Jon Cortina que “el pueblo que olvida su historia, está condenado a morir”.
Es importante porque permite educar desde la memoria, sensibiliza y  procura la dignificación de las víctimas. Es por ello, la importancia de los símbolos, memoriales y designación de nombres de niños y niñas en instituciones públicas. Es importante porque permite  des-culpabilizar a las víctimas y restituirles su honorabilidad.
En este sentido, la administración del presidente Funes se ha caracterizado por el establecimiento de procesos de diálogo con los diferentes sectores sociales y ha dado pasos importantes nunca antes vistos en la historia de la política salvadoreña. Podemos decir pues, que se abren paulatinamente los espacios para  la construcción de la paz que tanto soñamos. Una paz que tenga a su base, el esclarecimiento de la verdad, el acceso a la justicia y la reparación integral a las víctimas que sufrieron las acciones violentas y perversas  durante el conflicto armado.
Con ese espíritu el 16 de enero de 2010, en el marco de los Acuerdos de Paz, el presidente Mauricio Funes pidió perdón a las víctimas “PIDO PERDÓN EN NOMBRE DEL ESTADO SALVADOREÑO A LOS NIÑOS Y NIÑAS, JÓVENES, MUJERES Y HOMBRES, ANCIANOS Y ANCIANAS, RELIGIOSOS, CAMPESINOS, TRABAJADORES, ESTUDIANTES, INTELECTUALES, OPOSITORES POLÍTICOS Y ACTIVISTAS DE LOS DERECHOS HUMANOS”.
“PIDO PERDÓN A QUIENES NO HAN PODIDO TERMINAR SU DUELO POR DESCONOCER EL PARADERO DE SUS SERES QUERIDOS”.
De lo expresado por el señor presidente, también recuerdo que el padre Jon de Cortina expresaba que para la reconciliación nacional “abría que empezar por pedirle perdón a las víctimas”.
Si el perdón es un acto de reconocimiento de los daños ocasionados significa entonces que es necesario continuar con el cumplimiento de otros derechos a favor de las víctimas y que sin duda, no es exclusiva responsabilidad del gobierno, puesto que existen otras instituciones del Estado que deben asumir las obligaciones constitucionales.
Me refiero, a la Fiscalía General de la República, que hasta la fecha no ha actuado con diligencia para la investigación de casos de niños y niñas desaparecidos durante el conflicto armado. Me refiero también a la Corte Suprema de Justicia que no muestra celeridad en la implementación de justicia por las graves violaciones a los derechos humanos a los que fueron sometidos los niños y las niñas y sus familiares. También me refiero, a la Asamblea Legislativa que siempre ha imposibilitado la aprobación por Decreto Legislativo de la Comisión Nacional Búsqueda que desde 1999 la hemos estado solicitando ahí.
En las innumerables reflexiones  que realizan los familiares expresan, que para ellos la paz no ha llegado con la firma de los Acuerdos de Paz, porque sus niños no han sido encontrados y los hechos aún no se han esclarecido. Sigue entonces la deuda histórica del Estado de El Salvador, para con ellos, sigue entonces cometiéndose el delito de  desaparición forzada  en tanto no se establezca el paradero de los niños y las niñas.
Frente a esta situación, es necesario que tanto las instituciones públicas como privadas,  asuman el compromiso de coadyuvar esfuerzos  a favor de la niñez desaparecida tales como: la Corte Suprema de Justicia, la Fiscalía General de la República, sectores de la Iglesia, la Cruz Roja Salvadoreña, los abogados, orfelinatos y la sociedad en general.
En el caso de la Fuerza Armada,  es necesario que  ponga a la disposición los archivos militares a la Comisión Nacional de Búsqueda para la investigación y la implementación de planes investigativos que conlleven a la resolución de casos de niños y niñas desaparecidos. En este sentido, es visto positivamente la apertura mostrada por el General Munguía Payes que ha expresado en más de alguna ocasión, la disposición de abrir los archivos militares si el presidente de la República se lo pide. Entonces consideramos que es un buen comienzo para la Comisión Nacional de Búsqueda. Debo expresar que en el caso de las organizaciones que buscan niños y niñas desaparecidos en la hermana República de Guatemala, han encontrado a muchos niños y niñas ahora jóvenes a partir de la investigación en los archivos militares.
Los familiares de niños y niñas desaparecidos en El Salvador continúan con la esperanza de reencontrarse con sus hijos e hijas y nosotros estamos obligados a contribuir para ser realidad sus deseos y sus anhelos.
Muchas gracias las víctimas de niñez desaparecida.

Comments are closed.