Familia Adoptiva Juana Sierra (El Salvador)

Entrevista a niña Juana (familia adoptiva)

Yo recibí al niño como en el año 1980, tenía unos cuatro años, mi hijo (Rogelio Ernesto) me lo llevó, me dijo que el niño estaba en una casa de seguridad y que lo habían sacado de allí porque era muy peligroso y feo. El comentó que ahí donde estaba mi hijo Carlos había dos niños más. Yo tenía cuatro hijos y me gustaban los niños, por eso lo acepté. Quise ponerlo en la escuela pero no me lo recibían porque estaba muy pequeño, pero luego una profesora me dijo que lo agarrarían más grande y es así como lo puse a estudiar porque todos mis hijos estudiaban.

De ahí, como a los 6 años de tenerlo conmigo y por el cariño que uno le pone a las criaturas, iniciamos el proceso de adopción con un abogado; el sabrá como lo hizo porque en ese tiempo era peligroso tener un hijo ajeno y todo se hizo a escondidas. Gracias a él, que también era consciente de la gravedad de la situación de ese momento. Él nos informó de que, debido a como estaba el país de convulsionado y peligroso, no se pudo establecer de dónde era originario Carlos, así que pusimos que nació en el mismo lugar que mi esposo; ni mucho menos pudimos sacarle la partida de nacimiento y la necesitábamos para ponerlo a estudiar porque en las escuelas no lo aceptaban sin tan siquiera tener una partida de nacimiento. Por eso, el abogado nos sacó una partida falsa en San Sebastián (Chalatenango) con los apellidos de mi esposo y quedó como hijo legítimo de él y mío. Pero después de terminada la guerra volvimos a los tribunales y expusimos el caso a través de un abogado y allí se nos aclaró que con el proceso de paz se estableció no cuestionar el procedimiento que se hizo en aquella época del conflicto cuando mucha alcaldías fueron quemadas. Hicimos todo el procedimiento en el tribunal y le quedó el nombre que mi esposo y yo le pusimos.

Yo no fui quien eligió a Carlos sino que Dios me lo dio y Dios me eligió a mí para él. Todo fue tan rápido que no supe ninguna información de su familia. Mi hijo mayor fue quien me lo llevó; meses después la Guardia Nacional lo asesinó y con el tiempo Carlos me fue queriendo y yo le puse mucho cariño y así fue como al fin él iba avanzando con sus estudios, siempre fue bien calmado. Un día yo no podía ir a dejarlo a la escuela, él estudiaba en la colonia Montserrat y le expliqué donde tenía que bajarse para llegar a la casa; cuando él venía de regreso no se bajó en la parada que le dije, se bajó una parada después y se perdió. Y yo preocupada porque nunca llegaba, cuando de repente venía llorando… me dio tanto sentimiento y desde entonces yo lo acompañaba, con un gran sacrificio.

Pasados los años de repente llegó a la casa un señor alto muy alegre que se llamaba Rafael y una señora que se llamaba Ester. Ellos se presentaron y dijeron que eran de Pro-Búsqueda y que buscaban a mi hijo a Carlos. Los hice pasar y empezamos a hablar, yo en el fondo sentía alegría y a la vez tristeza. Me preocupaba pero sabía que lo que hacían era algo bueno; le contaron que tenía su familia biológica, que su mamá lo buscaba y que tenía hermanos y le contaron la historia. Luego cuando le preguntaron si se quería ir con su familia biológica o quedarse conmigo me puse bien triste, hasta lloré, y él respondió que no, porque nos tenía a nosotros y que quería conocer a su familia biológica pero que con el tiempo él decidiría. En ese momento me afligí pero se me fue quitando; yo acompañé a mi hijo en todo el proceso del reencuentro, conocí a su familia y ahora tenemos muy buena relación con la mamá de Carlos que se llama Pacita. El día del reencuentro lloramos la dos porque yo no sabía nada sobre su familia y permití que él conociera la verdad y por eso lo apoyé tanto, pero tenía la seguridad de que él se quedaría conmigo y, gracias a Dios, así fue. Si no hubiera habido guerra él estaría con su mamá pero ahora él visita a su madre y ellos nos visitan a nosotros; la familia biológica de Carlos me quiere mucho a mí, como yo a ellos. Él me quiere como su verdadera madre y me lo ha expresado. Igualmente quiere a su madre biológica y eso nos llena de satisfacción a las dos.

July 17, 2009