La Asociación Pro Búsqueda celebra el reencuentro Estela de Carlotto, Presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo con su nieto Guido Carlotto.

La Asociación Pro Búsqueda de niñas y niños desaparecidos durante el conflicto armado de El Salvador (1980-1992), expresa sus sinceras muestras de alegría y satisfacción por la localización e identificación de Guido Montoya Carlotto (ahora conocido como Ignacio Hurban), nieto de Estela Barnes de Carlotto, Presidenta de la Asociación Civil Abuelas de Plaza de Mayo, y su posterior reencuentro familiar. Este es un hecho muy importante para instituciones como la nuestra, que trabajamos por la reivindicación de los derechos humanos de las víctimas de crímenes de lesa humanidad, a través de la búsqueda de la verdad, la justicia, la reparación y el reencuentro entre las familias.

El hijo de Laura Estela Carlotto y Oscar Montoya, ambos asesinados por fuerzas de la última dictadura (1976-1983), nació en cautiverio  en junio de 1978 cuando Laura fue secuestrada embarazada durante la dictadura. Ahora se sabe que fue criado por una familia de la zona rural de Argentina. Después de 36 años de búsqueda, Carlotto fue informada por la aparición de su nieto, hecho que desencadeno en la difusión de la noticia a nivel internacional.

El encuentro de Estela y Guido representa el final de una larga lucha de 36 años que ha mantenido en vilo a la sociedad argentina y al mundo: La pelea contra el olvido y los crímenes de un régimen que dejó unos 30.000 desaparecidos, según los cálculos de las organizaciones de derechos humanos.

Dos meses atrás, Guido supo por su familia adoptiva la noticia que era adoptado. Este hecho le llevo a tomar la decisión de presentarse ante la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI) y conocer sobre su familia biológica. Los resultados no solo confirmaron que era uno de los bebés desaparecidos durante la dictadura con un 99.9 % de probabilidad, sino que además su abuela es uno de los rostros que han encarnado la lucha por la memoria en Argentina, al frente de las Abuelas de Plaza de Mayo.

Para la Asociación Pro Búsqueda, este caso en particular se convierte en una luz de esperanza que alumbra a los países, que como Argentina, sufrimos del flagelo de separación forzada de niñas y niños con sus familias.

Desde El Salvador, mandamos una grata felicitación, un abrazo de hermandad y nos unimos a la inmensa alegría que esta noticia ha representado para muchas de las víctimas, quienes hasta el día de hoy no pierden la esperanza de reencontrarse con sus hijas, hijos, nietas o nietos; y que como Estela la semana pasada, tengan la oportunidad de cerrar ese capitulo oscuro de sus vidas.

San Salvador, 12 de agosto de 2014

Comments are closed.