La justicia: Un fin estratégico en la lucha de las víctimas de la desaparición

“habría que empezar por pedir perdón al pueblo…”
Jon de Cortina

Los primeros pasos de la Asociación Pro-Búsqueda marcan la aspiración de su fundador Jon de Cortina, de las víctimas y de aquellos que les acompañaron por impulsar una lucha sin tregua por determinar el paradero de los cientos de niñas y niñas desparecidos durante el conflicto armado, a los responsables de sus desapariciones y hacer que la verdad impere sobre la impunidad.

La lucha por la justicia se abrió paso en Pro-Búsqueda desde 1993, luego de finalizado el conflicto armado y meses después de emitido el Informe de la Comisión de la Verdad. Desde entonces, Pro-Búsqueda ha ido a la vanguardia en la lucha por la justicia en El Salvador. Es la primera organización que demanda al Estado salvadoreño y obtiene una sentencia condenatoria para éste por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Los cientos de víctimas que conforman la Asociación asumen que su dignidad se expresa dentro del término “derechos humanos” y que en el caso de las víctimas de crímenes contra la humanidad, esos derechos se llaman verdad, justicia y reparación.

Han asumido la convicción que en el caso de desaparición forzada de niños y niñas, a tales anteriores derechos se suman el derecho a recuperar la identidad de los desaparecidos y al reencuentro familiar y que todos esos derechos constituyen un verdadero proceso de dignificación y resarcimiento de las mismas víctimas y de la sociedad salvadoreña que también se ha vista afectada por tan graves crímenes de lesa humanidad.

Asimismo, consideran que sin verdad no habrá justicia y sin justicia no habrá reparación completa. La justicia es un camino que abre a la búsqueda del ser querido y a la recuperación de la identidad.

La lucha por la justicia representa la forma más auténtica de reparación y dignificación de las víctimas, además de constituirse en un mecanismo ejemplarizante para la sociedad y una garantía de no repetición de estas graves violaciones a los derechos humanos. Desafortunadamente, en nuestro país, nos hemos enfrentado a una política y una práctica deliberada de encubrimiento y protección de los criminales responsables de las desapariciones forzadas y otras graves violaciones a los derechos humanos.

Sin duda alguna, la lucha por la reivindicación del derecho al acceso a la justicia efectiva, representa uno de los desafíos más importante de las víctimas de la desaparición forzada de niños y niñas, una de las condiciones indispensable para la construcción de una autentica sociedad reconciliada donde prevalezca el Estado de derecho, además del respecto de las garantías constitucionales y la vigencia de los principios de los derechos humanos del derecho internacional en nuestro país.

Apoyo psicosocial: Consiste en la labor de acompañamiento y atención a los familiares y jóvenes reencontrados en el abordaje de afectaciones psicosociales derivados de la desaparición forzada de sus seres queridos y apoyo en el proceso de reintegración familiar cuando sus casos son resueltos mediante la investigación.

Comments are closed.