Martina Torresendi

Un largo recorrido para conocer su historia

Con un interminable abrazo fue recibida Janet Ruiz, ahora Martina Torresendi, por su madre biológica, el pasado 27 de diciembre de 2009, luego de estar desaparecida durante años.
En el año 1,982 Janet y su hermana Silvia fueron separadas forzosamente de su familia biológica, a consecuencia del Conflicto Armado, que sufría el país. En aquellos terribles años los padres de Martina luchaban por sobrevivir a la pobreza y a la violencia, pero su padre fue asesinado durante un combate en el Municipio de Yamabal, Morazán y el resto de la familia debió huir.
Tanto Martina, como Silvia fueron adoptadas por diferentes familias italianas quienes les brindaron todo el cuido y amor, ambas desconocían las circunstancias de su adopción y de la existencia de la otra hasta el año 2,003.
Gracias a la investigación realizada por Pro-Búsqueda las hermanas fueron localizadas, lo que dio paso a la primera comunicación telefónica y el primer encuentro entre ellas en Verona, Capital de Italia, donde residía Silvia.
Este primer acercamiento a sus orígenes fue muy trascendental para Martina, lo que provocó nuevos sentimientos y la necesidad de conocer su verdadera identidad. Seis años después Martina decide viajar a El Salvador, en compañía de sus padres adoptivos, con el propósito de conocer su historia y al resto de su familia biológica.
El ansiado reencuentro tuvo lugar en el Municipio de San Antonio Silva, Departamento de San Miguel. Entre abrazos y besos Martina conoció a sus hermanas, tías y sobrinos.
La felicidad se mostraba en todos y todas, con una gran sonrisa Martina conversó con su Madre y sus hermanas, el parecido físico era innegable.
Durante la guerra civil muchos abogados se lucraron económicamente realizando adopciones fraudulentas e injustas de niños y niñas, cuyas familias sufrían miseria o eran víctimas de persecución.

Con un interminable abrazo fue recibida Janet Ruiz, ahora Martina Torresendi, por su madre biológica, el pasado 27 de diciembre de 2009, luego de estar desaparecida durante años.En el año 1,982 Janet y su hermana Silvia fueron separadas forzosamente de su familia biológica, a consecuencia del Conflicto Armado, que sufría el país. En aquellos terribles años los padres de Martina luchaban por sobrevivir a la pobreza y a la violencia, pero su padre fue asesinado durante un combate en el Municipio de Yamabal, Morazán y el resto de la familia debió huir. Tanto Martina, como Silvia fueron adoptadas por diferentes familias italianas quienes les brindaron todo el cuido y amor, ambas desconocían las circunstancias de su adopción y de la existencia de la otra hasta el año 2,003.
Gracias a la investigación realizada por Pro-Búsqueda las hermanas fueron localizadas, lo que dio paso a la primera comunicación telefónica y el primer encuentro entre ellas en Verona, Capital de Italia, donde residía Silvia.
Este primer acercamiento a sus orígenes fue muy trascendental para Martina, lo que provocó nuevos sentimientos y la necesidad de conocer su verdadera identidad. Seis años después Martina decide viajar a El Salvador, en compañía de sus padres adoptivos, con el propósito de conocer su historia y al resto de su familia biológica.
El ansiado reencuentro tuvo lugar en el Municipio de San Antonio Silva, Departamento de San Miguel. Entre abrazos y besos Martina conoció a sus hermanas, tías y sobrinos.
La felicidad se mostraba en todos y todas, con una gran sonrisa Martina conversó con su Madre y sus hermanas, el parecido físico era innegable. Durante la guerra civil muchos abogados se lucraron económicamente realizando adopciones fraudulentas e injustas de niños y niñas, cuyas familias sufrían miseria o eran víctimas de persecución.

March 10, 2010