Michael Trask se reencuentra con su familia después de 28 años

IMG_9374

Las condiciones de inseguridad que vivía la población salvadoreña a consecuencia del conflicto armado en los años 80´s,  generó el desalojo forzado  de miles de personas de sus lugares de origen, principalmente en las zonas rurales que fueron consideradas como objetivos militares. Este fue el caso de la familia Sibrian, originarios y residentes del municipio de San Isidro, departamento de Chalatenango quienes se vieron obligados a abandonar su vivienda por los asesinatos que estaban ocurriendo en  ese municipio y los constantes enfrentamientos que se daban entre el ejército y la guerrilla.

La familia salió en búsqueda de un lugar más seguro para sus hijos e hijas. Es así que llegaron a vivir al cantón de Cerrón Grande en el departamento de Cabañas, sin embargo la búsqueda de un lugar seguro, era relativo para la familia Sibrian, puesto que ese cantón también estaba siendo objeto de enfrentamientos.

La desaparición de Michael Trask (Miguel Angel Sibrian) se origina a través de esta situación y de las presiones que recibió su madre María del Carmen Sibrian de un grupo de personas que estaban involucradas en una agencia de adopción de niños, quienes se le acercaron  y se aprovecharon de la situación de  vulnerabilidad que enfrentaba la familia para acosarla y presionarla y dar en adopción a dos de los hijos más pequeños entre ellos Michael.

 “Lo mejor será que los entregue, hágalo por el bienestar de los niños…”

Le decían que ella tenía muchos hijos y que eso dificultaba encontrar un lugar seguro y adecuado y, más aun encontrar un trabajo para la sobrevivencia, que lo mejor era entregarlos por el bienestar de los niños  y su familia. Le expresaron además que  al cumplir la mayoría de edad ellos regresarían para visitarla. Los chantajes y el miedo de no proteger a sus hijos, hicieron que aceptara la adopción con la intención de “protegerlos” y con la esperanza de la promesa que jamás fue realidad: “Los vería cuando ellos cumplieran la mayoría de edad”.

En el 2009 Michael Trask conoció a Asociación Pro-Búsqueda como un referente en la búsqueda de niñas y niños desaparecidos a causa del conflicto armado y, expuso su caso con el deseo de encontrar a su familia. Los  investigadores de la Asociación realizaron la búsqueda de su familia  que permitió localizar a la madre, quien ahora vive  con sus 3 hijos, Maria Graciela Sibrian, Silvia Sibrian y Mauricio Sibrian.

Es así como después de 28 años, Miguel Angel Sibrian, acompañado de su esposa y su hija de dos años de edad, se reencontró con su familia y su historia. Con lágrimas en sus ojos y muy emocionado se acerco a su madre y la abrazo acariciándola con gran sentimiento.

May 3, 2013