Óscar se reencontró con su familia biológica tras 38 años de espera

Óscar se abraza con su madre y hermana biológica, por primera vez, después de 38 años .

El viernes 18 de enero, la familia adoptiva de Óscar, quien desde un primer momento apoyó a Óscar  en su búsqueda, se encargó de decorar su casa y preparar un banquete para compartir, entre nervios y alegría. Óscar, un joven salvadoreño que por circunstancias de la guerra civil se separó de su familia biológica (tenía un mes y medio de haber nacido), tuvo ese día la alegría de reencontrarse con su madre y su hermana tras una larga espera de 38 años.

 La casa en donde se realizó el reencuentro se inundó de risas, abrazos y algunas lágrimas. “Yo le dije a mi familia: No quiero morirme sin antes conocer a la otra familia de Oscarito. Parecía imposible, pero Pro-Búsqueda con su metodología de trabajo que tiene lo hizo posible. Para llegar a este momento ha habido estrés, nerviosismo y todo eso, pero ha valido la pena la espera”, dijo el padre adoptivo de Óscar, con profundo agradecimiento por el legado del padre Jon Cortina.

La familia adoptiva y la familia biológica de Óscar posan para una fotografía.

Minutos más tarde, la hermana biológica de Óscar realizó una oración para dar gracias por los alimentos y por el enorme esfuerzo que hizo Pro-Búsqueda para encontrar a su hermano. “Cerremos nuestros ojos. Gracias padre amado y bendito, gracias por este momento tan hermoso e inolvidable. Bendice las manos que prepararon estos alimentos. Bendice a la familia que cuidó a mi hermano. Bendice a todos los de Pro-Búsqueda que hicieron posible este momento”, expresó.

Este es un claro ejemplo de cómo se reunifican las familias y de momentos que pueden experimentar al conocer su verdad, tras haber luchado contra miedos y otros obstáculos. Al paso de los años, las familias biológicas y adoptivas se muestran agradecidas de haber comenzado su proceso de búsqueda y no haber perdido la esperanza de encontrar a sus seres queridos. 

Comments are closed.