Unidad Psicosocial

La Unidad Psicosocial se convierte en una facilitadora de los procesos de reencuentros y reintegración familiar, una vez se ha localizado el paradero de un niño o niña.

Con este eje de trabajo se procura que los familiares aprendan a sobrellevar las situaciones traumáticas que la desaparición forzada  les  ha generado y sigue generando, para ello se desarrollan procesos psicosociales mediante grupos de autoayuda y también se proporciona atención individual cuando los familiares así lo requieren.

Además de este esfuerzo importante, se enfoca el trabajo en los y las jóvenes  que están localizados pero que aún no se sienten preparados para reencontrarse con sus familiares biológicos, las profesionales de la psicología procuran reducir la ansiedad, inseguridad y otros sentimientos manifestados por los y las jóvenes. En los casos de jóvenes que ya se reencontraron con sus familias biológicas se procura  promover  la reintegración familiar, con ello se pretende que las personas reencontradas mantengan los vínculos biológicos, en este esfuerzo también se toma en cuenta a la familia adoptiva puesto que es una parte fundamental en la vida del joven. En el caso de los familiares que han sido notificados que sus hijos/as se localizaron fallecidos, se brinda atención con la finalidad de realizar un proceso de duelo para la preparación de la pérdida definitiva del niño o la niña.

Cuatro son los tipos de soporte que se procura con los procesos y que se describen así:

  • Emocional: facilitando un espacio de expresión de sentimientos, tanto a nivel individual, en sesiones terapéuticas, como a nivel colectivo, en talleres bajo el enfoque psicosocial.
  • Informativo: vinculado de forma directa al soporte emocional, brindando información general a la familia biológica, familia adoptiva y al joven. A través de este proceso permite establecer planes de preparación para el reencuentro. En su mayoría este soporte proviene de visitas informativas a los familiares, llamadas telefónicas o comunicaciones postales o digitales, así como también, sesiones de atención psicosocial entre otras.
  • Apoyo Mutuo: Grupos de familiares que en grupo tratan de fortalecerse y compartir emociones y acciones. A través del apoyo mutuo se fortalecen las relaciones y el proceso colectivo de búsqueda.
  • Acompañamiento psicosocial: se brinda un acompañamiento integral a las familias y jóvenes, procurando la reconstrucción del tejido social de la familia y los jóvenes en su proyecto de vida.

A través del respeto a los familiares y la confidencialidad, los procesos atendidos por la unidad se determinan de la siguiente manera:

  1. Proceso de reintegración familiar
  2. Brinda apoyo emocional a las familias que no han localizado a sus hijos/as
  3. Provee atención individual a los/as jóvenes localizados y reencontrados, así
    como a los familiares que lo soliciten (disponible únicamente en El Salvador).
  4. Acompañamiento psicosocial integral con familiares y jóvenes, como transversal a otras unidades de la institución.