Un anhelado abrazo (El reencuentro de Milagro con su hijo Nicolás)

Con la alegría visible en su rostro y con gran entusiasmo, Nicolás Martínez – Actualmente con el nombre de German Zamora-  realizó el viaje desde la ciudad de Camberra en Australia junto a su esposa, hijos y su familia adoptiva dispuesto a encontrarse con su identidad y su historia. En El Salvador le esperaba su madre biológica, la señora Milagro Martínez, quien llevaba 35 años con el dolor de no poder encontrarlo y sin embargo nunca perdió la esperanza de tenerlo frente a ella y abrazarlo. Su testimonio junto al de otras familias víctimas de la desaparición de sus hijas e hijos quedo documentado el año pasado en un vídeo realizado en conjunto con estudiantes de la Universidad de Washington titulado “Todavía los buscamos: Los niños desaparecidos de la masacre de la Quesera, El Salvador”. https://www.youtube.com/watch?v=1ZEBikcfSZA

El encuentro entre ambos fue especial. En un gran abrazo y un intercambio de miradas y reconocimiento por medio del tacto, se constato que el paso del tiempo, la distancia y la guerra fueron dejados de lado por un momento y dieron paso a sentimientos que reflejan la naturaleza casi indescriptible del amor de una madre hacia su hijo.

IMG_9213

Datos de la desaparición

Nicolás fue separado de su madre y desaparecido el 15 de octubre 1981, a la edad de 4 años, en el departamento de Usulután. Esté caso se encuentra vinculado al marco de la masacre de la Quesera que estuvo a cargo de un numeroso contingente de efectivos militares pertenecientes a los batallones Atlacatl y Atonal, Guardia Nacional, Defensa Civil, Quinta y Sexta brigadas de Infantería, y Fuerza Aérea Salvadoreña. Los lugares afectados por el operativo fueron los cantones Linares Caulotal, Valle Nuevo, Linares Montañita y La Quesera, de la jurisdicción de San Agustín; Las Piletas y Las Delicias, de la jurisdicción de Berlín; y San Juan Letrán, San Marcos Lempa, San Pedro y Bolívar, de la jurisdicción de Jiquilisco.

Fue en el cantón Linares Caulotal donde Milagro Martínez, madre de Nicolás junto a su núcleo familiar trataron de huir del ejército,  siendo alcanzados junto a muchas familias capturadas y asesinadas. Entre ellos sus 5 hijos, dos de ellos fueron asesinados y otros dos, Nicolás y Marisol de casi 5 años y 3 años,  fueron capturados por el operativo y luego y desaparecidos (Hasta el día de hoy Marisol permanece desaparecida). La investigación realizada por Asociación Pro Búsqueda descubrió que Nicolás sería entregado a la Cruz Roja, cuando un oficial del cuartel contactó con una señora que acepto recibirlo en su núcleo familiar, asumiéndolo como German Zamora al suponer que su familia de origen fue asesinada. La familia era perseguida y fueron amenazados, razón por la cual toman la decisión de emigrar en 1988 de El Salvador hacia Australia, país donde ha residido desde entonces.

Germán siempre supo desde pequeño que la familia con la que creció y convivió, no era su familia biológica. Sus hermanos adoptivos le ofrecieron la posibilidad de ayudarle a buscar a algún sobreviviente de la familia pero él dijo no estar preparado en ese momento. Años después, y con su consentimiento, su familia adoptiva proporcionó los primeros datos a Pro-Búsqueda en el año 2005, solicitando la búsqueda de la familia biológica de German. Con este caso, Pro Búsqueda registra 423 casos resueltos de desaparición forzada de niñas y niños.

IMG_9422

Este año se culmina un largo proceso de búsqueda que fue concretado con la unión de dos familias (la biológica de Milagro y la adoptiva de German) quienes ahora mantienen un vínculo de hermandad muy grande que crecerá con el tiempo. Para la Asociación Pro Búsqueda es un regalo de reconciliación para el pueblo salvadoreño porque refleja la esencia del conocimiento de la verdad para lograr la justicia y el resarcimiento. Este es un ejemplo patente de como se empiezan a sanar la heridas dejadas por el conflicto armado, el mayor resarcimiento para las victimas de desaparición forzada es el reencuentro con sus familias y en este caso a 24 años de los acuerdos de paz, Pro Búsqueda sigue sanando heridas y demuestra que no hay motivo para seguir guardando silencio y seguir prolongando tanto dolor.

January 15, 2016